Audioguías de Paris

Audioguía de Torre Eiffel en Paris

¿Quieres escuchar cientos de audioguías ya? Escribe tu dirección de correo para crear una suscripción a iAudioguía o reactivarla.

00:00
00:00

1. Introducción

La Torre Eiffel, también conocida como Tour Eiffel, es una estructura de hierro pudelado diseñada por los ingenieros civiles Maurice Koechlin y Émile Nouguier, con un rediseño estético de Stephen Sauvestre, y construida por el ingeniero civil francés Gustave Eiffel. Esta torre parisina, ubicada en el extremo del Campo de Marte a la orilla del río Sena, es el monumento más visitado del mundo, con 7,1 millones de turistas cada año. Con una altura de 300 metros, que fue prolongada más tarde con una antena hasta los 324 metros, la Torre Eiffel fue la estructura más alta del mundo durante 41 años. Fue construida en dos años, dos meses y cinco días, y a pesar de la controversia que generó entre los artistas de la época, se ha convertido en un símbolo de Francia y de su capital. Además de atractivo turístico, la Torre Eiffel sirve como emisora de programas radiofónicos y televisivos, y el 15 de marzo de 2022 se sustituyó la antena de radio con la ayuda de un helicóptero, pasando de 324 a 330 m de altura total.

2. Características generales

La Torre Eiffel es uno de los monumentos más reconocidos del mundo. Fue construida para la Exposición Universal de París de 1889 y desde entonces ha recibido más de 250 millones de visitantes. Esta impresionante torre fue diseñada por Maurice Koechlin y Émile Nouguier, jefes de la oficina de estudios y de la oficina de métodos de la compañía Eiffel & Co. Stephen Sauvestre, el arquitecto principal de los proyectos de la empresa, fue el encargado de mejorar su estética. El 1 de mayo de 1886, el ministro de Comercio e Industria, Édouard Lockroy, firmó un decreto que declaraba abierto un apoyo para la Exposición Universal de 1889. Gustave Eiffel ganó este apoyo económico y firmó un convenio el 8 de enero de 1887 que fijó las modalidades de construcción del edificio. Desde entonces, la Torre Eiffel se ha convertido en un símbolo de París y uno de los monumentos más visitados del mundo. La Torre Eiffel, ubicada en el 7º distrito de París, cerca del río Sena, fue construida en un lapso de dos años, dos meses y cinco días (de 1887 a 1889) por 250 obreros. Se inauguró oficialmente el 31 de marzo de 1889 y se convirtió en la estructura más alta del mundo hasta 1930, cuando fue superada por el Edificio Chrysler en Nueva York. Actualmente, la Torre Eiffel recibe a más de seis millones de visitantes cada año y es gestionada por la Sociedad para la administración de la torre Eiffel (SETE). El lugar emplea a 500 personas, entre empleados directos del SETE y concesionarios instalados en el monumento, y está abierto todos los días del año.

3. Datos técnicos

La Torre Eiffel es una de las estructuras más famosas del mundo. Está ubicada en París, Francia, y fue construida en 1889. La altura de la base de la torre sobre el nivel del mar es de 33,5 metros, con una longitud de divergencia interior entre los dos pilares de 74,24 metros y una longitud de divergencia exterior entre los dos pilares de 124,9 metros. La altura de la primera planta sobre la base es de 57,63 metros, con un lado exterior de 70,69 metros y una superficie de 4200 m². La altura de la segunda planta sobre la base es de 115,73 metros, con un lado exterior de 40,96 metros y una superficie de 1650 m². La altura de la tercera planta sobre la base es de 276,13 metros, con un lado exterior de 18,65 metros y una superficie de 350 m². La altura total de la torre con la antena en el año 2022 será de 330 metros, con una altura total sin bandera en el año 1889 de 300 metros.

4. Descripción de la torre por niveles

La Torre Eiffel se asienta en un cuadrado de 125 metros de lado, según los términos del concurso de 1886. Tiene una altura de 325 metros con sus 116 antenas, con su base situada a 33,5 metros por encima del nivel del mar. Los cimientos están compuestos por dos pilares situados del lado de la Escuela Militar de Francia, los cuales reposan sobre una capa de hormigón de 2 metros, la cual a su vez reposa en una cama de grava, formando una excavación de siete metros de profundidad. Los obreros trabajaron en pozos de cimentación metálicos a presión, en los cuales se inyectaba aire comprimido (mediante el método Triger). 16 macizos de cimentación sostienen cada uno de los bordes de los cuatro pilares, y enormes pernos de sujeción de 78 dm de longitud fijan el casco en fundición de acero en el cual reposa cada pilar. La Torre Eiffel es una estructura icónica de París, Francia. Está compuesta por cuatro pilares, ubicados en los puntos cardinales, que soportan los arcos que se elevan a 39 metros sobre el suelo. Los pilares norte y oeste albergan casetas para la compra de boletos, mientras que los ascensores son accesibles desde los pilares norte, este y oeste. Las escaleras, que totalizan 1665 escalones hasta la cumbre, son accesibles desde el pilar sur, que también aloja un ascensor privado para el personal y los clientes del restaurante gastronómico Le Jules Verne. El nivel superior, situado a 57 metros sobre el suelo, tiene una superficie de 4200 metros cuadrados y puede soportar la presencia simultánea de aproximadamente 3000 personas. La Torre Eiffel es uno de los monumentos más famosos de París. Esta impresionante estructura de hierro de 300 metros de altura ofrece una vista de 360° sobre la ciudad. Alrededor del primer piso hay una galería perimetral de 2,6 m de anchura que permite disfrutar de la vista. Esta galería está decorada con mapas de orientación y catalejos, así como con los nombres de setenta y dos personalidades científicas de los siglos XVIII y XIX. El primer piso alberga el restaurante 58 Tour Eiffel, que ofrece una vista panorámica de París y una vista hacia el interior de la torre. Además, hay una sala de reuniones llamada Sala Gustave Eiffel. Aquí también se pueden ver algunas reliquias relacionadas con la historia de la Torre Eiffel, como una sección de la escalera en espiral que antes subía hasta la cumbre. Esta escalera fue desmantelada en 1986 y cortada en 22 secciones, de las cuales 21 fueron vendidas en subasta. La Torre Eiffel es una de las estructuras más famosas del mundo. Ubicada en París, Francia, se eleva a una altura de 300 metros y es el edificio más alto de la ciudad. Está compuesta por un armazón metálico reforzado con materiales compuestos para minimizar el efecto del viento y la dilatación térmica. Se ha exigido que pueda soportar un rango de 7 dm de oscilación, aunque en algunas ocasiones ha llegado a 18 cm. La torre cuenta con una superficie de 1650 metros cuadrados aproximadamente, y puede soportar la presencia simultánea de alrededor de 1600 personas. Desde el tercer piso se puede disfrutar de una vista óptima de los edificios que se encuentran abajo, y desde el primer piso se puede ver hasta a 55 km al sur, 60 al norte, 65 al este y 70 al oeste. El piso superior cuenta con ventanas de cristal para permitir una vista amplia desde arriba, así como vallas metálicas de protección para evitar cualquier intento de salto al vacío. La Torre Eiffel es una de las principales atracciones turísticas de París. Esta impresionante estructura de hierro, construida en 1889, se eleva hasta los 300 metros de altura. Uno de los destinos más populares de la torre es el restaurante Le Jules Verne, situado a 123 metros de altura. El restaurante cuenta con un gran ventanal que ofrece una vista espectacular de la ciudad. Los cubiertos suelen reservarse con antelación debido a la gran demanda. Para llegar al restaurante, los visitantes pueden usar un ascensor privado situado en el pilar meridional. Entre el segundo y el tercer nivel de la torre hay una plataforma intermedia a la cota 195, que actualmente no es accesible al público. Desde 1889 hasta 1983, esta plataforma albergaba la maquinaria hidráulica del elevador "Edoux", que funcionaba con dos cabinas que se desplazaban en sentido inverso para salvar el desnivel entre los dos niveles. Los visitantes se realizaban el transbordo entre las cabinas en esta plataforma. La Torre Eiffel se encuentra a 275 metros sobre el suelo, con una superficie de 350 m², y puede albergar a unas 400 personas al mismo tiempo. El acceso se realiza obligatoriamente por un ascensor, y al llegar al segundo piso se encuentra un espacio cerrado con mapas de orientación. Al subir algunas escaleras, se llega a una plataforma exterior, a veces llamada erróneamente "cuarto piso". Aquí hay una escenificación que muestra a Gustave Eiffel recibiendo a Thomas Edison, aunque los hechos históricos son diferentes. En realidad, el lugar fue primero ocupado por un laboratorio meteorológico, antes de que fuera utilizado por Gustave Ferrié en los años 1910 para sus experimentos de telegrafía sin hilos. El nivel también alberga el Bar à Champagne, una pequeña barra donde se pueden degustar copas de vino espumoso mientras se disfruta de la vista de la ciudad de París. Además, hay un restaurante en el interior. En 1957, una antena de teledifusión fue instalada en la parte superior de la Torre Eiffel, y fue completada en 1959 para proporcionar televisión analógica terrestre a alrededor de 10 millones de hogares. El 17 de enero de 2005, la emisora francesa de televisión digital añadió la 116.ª antena a la torre, lo que hizo que su altura aumentara de 324 a 325 metros. Esta antena permitió que la Torre Eiffel se convirtiera en el lugar con el mayor número de antenas de teledifusión y radiodifusión.

5. Diseño

6. Material

La Torre Eiffel es una construcción impresionante que pesa alrededor de 10.100 toneladas. Está hecha de hierro forjado, conocido como hierro pudelado, que pesa 7.300 toneladas. Si se fundiera el hierro, se podría llenar la base cuadrada de 125 metros de lado con una profundidad de tan solo 6,25 cm, ya que la densidad del metal es de 7,8 toneladas por metro cúbico. Además, el prisma de base cuadrada que rodea la torre (324 m x 125 m x 125 m) contiene 6.200 toneladas de aire, con un peso similar al del hierro. Debido a la dilatación térmica de la parte de la estructura expuesta al sol, la parte superior de la torre puede alejarse del sol hasta unos 18 cm, dependiendo de la temperatura ambiente.

7. Consideraciones sobre el viento

La Torre Eiffel sorprendió a muchos por su forma atrevida cuando fue construida. A pesar de las acusaciones de que Eiffel estaba tratando de crear un elemento artístico sin tener en cuenta los principios de la ingeniería, él y su equipo de constructores de puentes comprendieron la importancia de las fuerzas del viento. Por lo tanto, se aseguraron de que la estructura más alta del mundo pudiera soportarlo. Se utilizaron métodos gráficos para determinar la resistencia de la torre y evidencia empírica para tener en cuenta los efectos del viento. La mitad superior de la torre evita en lo posible los elementos con huecos en celosía. Desde que se completó, los ingenieros han propuesto diversas hipótesis matemáticas para explicar el éxito del diseño. Un análisis realizado en 2004 reveló que el procedimiento de cálculo utilizado fue una ecuación integral no lineal basada en contrarrestar la presión del viento en cualquier punto de la torre con la tensión entre los elementos de construcción en ese punto. La Torre Eiffel se mueve hasta unos 9 centímetros debido al viento. Esta oscilación es un efecto natural de la estructura.

8. Mantenimiento

La Torre Eiffel ha sido pintada por completo al menos 19 veces desde su construcción, con 60 toneladas de pintura aplicadas cada siete años para evitar la oxidación. Hasta el año 2001, se utilizaban pinturas al plomo, pero esta práctica fue interrumpida por motivos medioambientales. Desde entonces, se han utilizado pinturas más respetuosas con el medio ambiente.

9. Estética

La Torre Eiffel se ha convertido en uno de los iconos más reconocibles a nivel internacional. Su diseño único, con una silueta en forma de letra "A" mayúscula, supuso una ruptura radical con los edificios tradicionales de piedra o ladrillo. Esta innovadora construcción se benefició de las propiedades del hierro pudelado, un material que había alcanzado su madurez técnica durante el siglo XIX. El principal logro estético de Eiffel y sus colaboradores fue convertir la estructura del edificio en el protagonista absoluto de la construcción, un exoesqueleto que trasladaba el lenguaje de las obras de ingeniería a una torre de 300 metros de altura y un lugar atractivo para los visitantes. La Torre Eiffel fue construida en 1889 para la Exposición Universal de París y fue recibida con críticas por su aspecto "inacabado" por los contemporáneos. Sin embargo, el tiempo ha demostrado que los diseñadores tuvieron el acierto de crear una construcción funcional y equilibrada. La torre se ve perfectamente organizada cuando se ve en su conjunto, pero desconcertantemente caótica cuando se ve desde cerca. Los únicos elementos no estructurales son los cuatro arcos de celosía añadidos por motivos estéticos. La torre está pintada en tres tonos, desde el más claro en la parte superior hasta el más oscuro en la parte inferior, para complementar el aspecto del cielo parisino. Originalmente era de color marrón rojizo, pero fue cambiado en 1968 a un color bronce conocido como "Marrón Torre Eiffel".

10. Los 72 nombres de científicos grabados

En 1986-87, la Société Nouvelle d'exploitation de la Tour Eiffel restauró los grabados de setenta y dos destacados científicos, ingenieros y matemáticos (casi todos franceses) que Gustave Eiffel había hecho grabar en la torre en reconocimiento a sus descubrimientos. Esta "invocación a la ciencia" fue elegida por Eiffel debido a su preocupación por la protesta de los artistas. Los grabados habían sido recubiertos con la misma pintura utilizada para proteger la torre a principios del siglo XX.

11. Ascensores

En la Torre Eiffel, la disposición de los ascensores ha sido modificada varias veces a lo largo de su historia, mejorando su seguridad y capacidad, siempre que ha sido posible conservando la maquinaria original. En 1889, la torre contaba con cuatro ascensores hidráulicos: dos de cabina sencilla en los pilares este y oeste, que ascendían hasta el primer nivel; y dos de doble cabina en los pilares norte y sur, que llegaban hasta el segundo nivel. Para subir del segundo al tercer nivel, se utilizaba un quinto ascensor único en el mundo, fabricado por la empresa "Edoux", que trabajaba en dos etapas. En 1899, para la Exposición Universal de 1900, los ascensores Roux-Combaluzier de los pilares este y oeste fueron sustituidos por los Fives-Lille, que se han mantenido hasta la actualidad. En 1910, se eliminaron los dos ascensores Otis de los pilares norte y sur, que no serían repuestos hasta 1965. La Torre Eiffel cuenta con una variedad de ascensores para satisfacer las necesidades de sus visitantes. El pilar norte alberga un ascensor eléctrico "Schneider" instalado en 1965 y modernizado posteriormente, con una capacidad de 920 personas/hora. El pilar sur cuenta con un ascensor eléctrico "Otis" exclusivo para los clientes del restaurante Le Jules Verne, con una capacidad de 10 personas/ascenso, así como un elevador de carga construido en 1989 con una capacidad de 30 personas o 4 toneladas/ascenso. Los pilares este y oeste mantienen los ascensores hidráulicos "Fives-Lille" originales, sometidos a posteriores revisiones. En 2008 se emprendió el proyecto de restituir a su estado original el ascensor del pilar oeste, con la intención de volver a utilizar las máquinas de funcionamiento sencillo ideadas por Gustave Eiffel en colaboración con la compañía Fives-Lille en 1899, con una capacidad de 650 personas/hora cada uno. Entre el segundo y tercer niveles se encuentran dos ascensores eléctricos DUOLIFT-Otis de doble cabina, que reducen el tiempo del recorrido de ocho a menos de dos minutos, con una capacidad de 1140 personas/hora. La Torre Eiffel cuenta con dos ascensores modernos que permiten a los visitantes subir hasta el segundo nivel. Estos ascensores tardan un promedio de 8 minutos y 50 segundos en hacer el viaje de ida y vuelta desde la calle hasta el segundo nivel, pasando un promedio de 1 minuto y 15 segundos en cada nivel. La velocidad de los ascensores es de 2 metros por segundo, lo que significa que el tiempo medio de viaje entre los niveles es de 1 minuto. El mecanismo hidráulico original del elevador, sustituido en 1983, se encuentra en un pequeño museo situado en la base de la Torre Eiffel. Debido a que el mecanismo requiere lubricación y mantenimiento frecuente, el acceso al público se restringe a menudo.

12. Iluminación

Desde su inauguración en 1888, la Torre Eiffel se ha iluminado de manera deslumbrante con luces de gas, luces de neón o sodio de alta presión. Cada 14 de julio, se disparan fuegos artificiales desde el segundo piso de la torre para celebrar el día nacional de Francia. En 1889, la torre fue iluminada con 10 000 luces de gas, y para la exposición universal de 1900, estas fueron reemplazadas por luces eléctricas. Durante todas las noches, la Torre Eiffel exhibe una iluminación especialmente llamativa y brillante, con miles de bombillas centelleantes que le dan un espectacular aspecto. Durante los diez primeros minutos de cada hora (hasta las 02:00 normalmente, y hasta la 01:00 en invierno), la torre se ilumina con una luz especialmente brillante que se puede ver a ochenta kilómetros de distancia. La Torre Eiffel es uno de los monumentos más famosos del mundo. En 1925, André Citroën realizó una gran iluminación publicitaria con más de 250 000 bombillas de distintos colores. Estas luces se mantuvieron hasta 1933. En 1937, para la Exposición Internacional de Artes Aplicadas, André Granet diseñó una nueva iluminación para dar relieve a la estructura. En 1934, la compañía Jacopozzi instaló un reloj y un termómetro con bombillas rojas. En 1985, la SNTE decidió instalar luces amarillas y naranjas en el interior de la torre. Además, se equipó con un dispositivo que la haría visible desde muchos kilómetros de distancia. Esto se logró con dos haces de luz instalados en la cima de la torre, compuestos de cuatro proyectores motorizados con lámparas de xenón de 6000 vatios. Estos proyectores reciben órdenes de un micro-procesador para formar una cruz doble que gira 360° sobre la torre. En el año 2000, la Torre Eiffel fue adornada con 20 000 flashes que parpadeaban sobre su estructura. Estos destellos se encendían dos veces al día: al mediodía y a la una de la noche, y cada hora durante cinco minutos. La última vez que parpadeaban era a la una de la mañana durante diez minutos, pero sin su iluminación habitual. Para lograr esto, se necesitaron 20 alpinistas cada noche durante tres meses para colocar las luminarias, 20 000 luces con un peso total de ocho toneladas, 800 luces eléctricas de 13 kilos cada una, 60 000 collarines flexibles para sujetar los cables a la torre y 20 000 juntas para unirlos, 230 interruptores y más de 30 km de cables, y 400 kW de potencia para el alumbrado. En junio de 2003, la Torre Eiffel implementó un plan para colocar 2000 flashes con una nueva técnica. A la 1 de la mañana en invierno o a las 2 de la mañana en verano, las luces se superponen creando una mezcla de luces por 10 minutos que simulan un color oro de tono apagado. Durante el segundo semestre de 2008, la Torre Eiffel fue iluminada de azul para celebrar la Presidencia rotatoria de la Unión Europea por parte de Francia. Entre el primer y segundo piso del monumento se colocaron doce estrellas amarillas para simbolizar a la Unión Europea. El acto de inauguración de la iluminación fue presidido por el ministro francés de Asuntos Exteriores y Europeos Bernard Kouchner, y contó con la presencia de los veintiséis embajadores de los países de la Unión en París.

13. Restaurantes

La Torre Eiffel fue inaugurada en 1889 y contaba con tres restaurantes de 500 plazas cada uno (francés, ruso y flamenco) y un bar anglo-francés. Estos estaban iluminados con luces de gas hasta 1900. Después de la Exposición de 1889, el restaurante flamenco se convirtió en un teatro de 250 localidades. En 1937, los cuatro restaurantes fueron demolidos y solo se reconstruyeron dos. A principios de la década de 1980, se remodeló la primera planta de la torre y se inauguraron dos restaurantes de alta cocina: La Belle France y Le Parisien. Estos se transformaron en 1996 en el restaurante Altitude 95. En 2008, se remodeló de nuevo y pasó a ser el actual restaurante Tour Eiffel 58. El restaurante Le Jules Verne fue inaugurado en 1983 bajo la dirección del chef Alain Reix. Después de un periodo de inactividad, reabrió sus puertas en diciembre de 2007 bajo la dirección de Alain Ducasse. La Torre Eiffel es una de las atracciones turísticas más famosas del mundo, y los restaurantes que alberga son uno de los principales soportes económicos para su explotación. Actualmente, hay cinco negocios gastronómicos: Tour Eiffel 58 en la primera planta, Sala Gustave Eiffel en la primera planta, el restaurante Le Jules Verne en el segundo nivel, el Bar à Champagne en la tercera planta y el Buffet Tour Eiffel en la planta baja, primera y segunda planta. Tour Eiffel 58 ofrece comida rápida de estilo francés, mientras que la Sala Gustave Eiffel es un lugar para reuniones con capacidad para 130 comensales. El restaurante Le Jules Verne, dirigido por el chef Alain Ducasse desde 2007, ofrece recetas de alta cocina y cuenta con una Estrella Michelin. El Bar à Champagne es una pequeña barra dedicada a la degustación de champagne, y el Buffet Tour Eiffel vende alimentos y bebidas para ser disfrutados durante la visita.

14. Otras dependencias

La Torre Eiffel es una de las principales atracciones turísticas de París, y cuenta con una serie de instalaciones que se pueden visitar. En la parte superior hay laboratorios para diversos experimentos, así como un pequeño apartamento reservado para Gustave Eiffel, que se utilizaba para recibir a sus invitados. Esta área ahora está abierta al público, con una decoración de época y maniquíes que representan a Eiffel y a algunos de sus visitantes notables. Además, hay dos instalaciones subterráneas que se pueden visitar con recorridos organizados por la SETE. El primero es un sótano de uso militar, que se construyó durante la Primera Guerra Mundial para alojar los equipos de comunicaciones del ejército francés. Esta ruta de evacuación subterránea incluye pasillos secretos y túneles que conducen a un depósito de carbón junto al río Sena. El segundo es una sala de máquinas subterránea que aloja la maquinaria que acciona los ascensores hidráulicos de la torre. Estos ascensores entraron en servicio en 1899 y todavía se mantienen en su alojamiento subterráneo. En el suroeste de la Torre Eiffel se encuentra una chimenea de ladrillo rojo, escondida entre los arbustos al borde de un pequeño estanque. Esta chimenea fue construida en 1887 para evacuar el humo de las calderas de vapor que alimentaban la maquinaria del pilar sur durante su construcción. En mayo de 2016, se creó un alojamiento en el primer nivel para los cuatro ganadores de un concurso organizado con motivo del torneo de fútbol de la Eurocopa 2016 celebrado en París. El apartamento cuenta con una cocina, dos dormitorios y un salón.

15. Generación de energía

En marzo de 2015, dos aerogeneradores fueron instalados por encima del primer nivel de la Torre Eiffel. Estas turbinas helicoidales verticales de 5 m de altura, diseñadas y elaboradas con materiales compuestos por la empresa "Urban Green Energy", tienen una capacidad para generar 10 000 kW·h anuales, suficientes para cubrir el consumo de las zonas comerciales del primer nivel.

16. Historia

17. Enfoque cronológico

La Torre Eiffel es un símbolo de Francia que fue concebido en 1884 y construido entre 1887 y 1889 para la Exposición Universal de 1889 en París. Esta torre fue una forma de mostrar al mundo la prosperidad económica de Francia. En aquel entonces, la Tercera República estaba en una situación inestable, con gobiernos cambiando constantemente. Sin embargo, los ministros de aquel entonces lograron establecer principios que todavía se mantienen hoy en día, como la escuela obligatoria, laicidad y libertad de prensa. En aquella época, la sociedad estaba muy interesada en los avances tecnológicos y el progreso social. Esto llevó a la creación de las Exposiciones Universales, que eran una forma de mostrar el progreso de un país y su superioridad sobre las demás potencias europeas. La Torre Eiffel fue una forma de demostrar el avance tecnológico de Francia y su destreza industrial. En 1876, los ingenieros americanos Clark y Reeves tuvieron la idea de construir una torre de 300 metros de altura. Esta torre consistiría en un poste cilíndrico de nueve metros de diámetro sostenido por obenques metálicos, anclado en una base circular de 45 metros de diámetro. Esta idea fue publicada en Estados Unidos en la revista Scientific American y en Francia en la revista La Nature. Sin embargo, el proyecto no se llevó a cabo debido a la falta de fondos. En 1884, Jules Ferry, presidente del Consejo de Francia, decidió revivir la idea de una Exposición Universal en París para conmemorar el centenario de la Revolución Francesa. Esta Exposición Universal se celebró del 5 de mayo al 31 de octubre de 1889. Fue entonces cuando el arquitecto francés Gustave Eiffel presentó su diseño para la Torre Eiffel, que se construyó para la Exposición Universal. La Torre Eiffel se convirtió en uno de los símbolos más reconocidos de Francia y del mundo. En junio de 1884, dos ingenieros de la empresa Eiffel, Maurice Koechlin y Émile Nouguier, trabajaron en el proyecto de una torre metálica de 300 metros de altura. Esta torre, que esperaban hacer el centro de atención de la Exposición de 1889, competía con el proyecto de torre de Sébillot, un ingeniero francés que había mostrado la idea de una "torre-sol" de hierro para alumbrar París. Este proyecto, que fue concebido junto con el arquitecto Jules Bourdais, quien trabajaba en el proyecto del Palacio del Trocadero para la Exposición Universal de 1878, jamás fue construido. Un precedente significativo de estos proyectos fue el Observatorio Latting, una aguzada pirámide con estructura de hierro y madera de 96 m de altura, construida en Nueva York con ocasión de la Exposición Industrial de Todas las Naciones de 1853. La torre contaba con ascensores accionados por vapor, y el acceso era gratuito. Finalmente, el proyecto de la Torre Eiffel fue el elegido para la Exposición de 1889, y se convirtió en uno de los monumentos más famosos del mundo. El 6 de junio de 1884, Maurice Koechlin realizó el primer croquis de la Torre Eiffel. El diseño representaba una torre de 300 metros de altura, con cuatro caras curvas unidas por plataformas cada 50 metros hasta la cumbre. Gustave Eiffel no estaba interesado en el proyecto, pero permitió a los dos diseñadores seguir con el estudio. Stephen Sauvestre, arquitecto en jefe de la empresa Eiffel, fue llamado para colaborar en el proyecto y rediseñó completamente el edificio. Esta nueva versión incluía un pesado pie de mampostería, arcos que unían la torre hasta el primer piso, y un diseño de torre similar a un faro. Esta versión embellecida fue presentada de nuevo a Gustave Eiffel, quien finalmente se mostró entusiasmado con el proyecto. El 18 de septiembre de 1884, Eiffel depositó una patente para la construcción de pilas y torres de metal con una altura superior a 300 metros. Poco tiempo después, compró los derechos de Koechlin y Nouguier para obtener la titularidad exclusiva sobre la futura torre, que llevaría su nombre. Gustave Eiffel fue un genio por su capacidad de promover su proyecto de la Torre Eiffel a los gobernantes, a la administración y al público en general. Logró reunir la inversión necesaria para construir la torre, que era un desafío arquitectónico y técnico. Además, financió con sus propios fondos algunos experimentos científicos llevados a cabo en o desde la torre Eiffel, para perpetuarla. En mayo de 1886, Eiffel trató de convencer al Ministro de Industria y Comercio, Édouard Lockroy, para que lanzase un concurso para explorar la posibilidad de construir una torre de hierro con una base de 125 m² y una altura de 300 metros. Esto se parecía mucho al proyecto de Eiffel, y fue elegido para figurar en la Exposición Universal tres años más tarde. Eiffel destacó el interés científico de la torre para obtener algunos puntos a su favor. Gustave Eiffel fue el ganador del concurso para construir una torre para la Exposición Universal de 1889, superando a 107 proyectos presentados. El sistema de ascensores no fue aceptado por el tribunal de selección, lo que obligó a Eiffel a cambiar de proveedor. La ubicación del monumento fue un tema de debate, pero finalmente se decidió colocarlo en el Campo de Marte, haciendo de la torre una especie de puerta monumental. El 8 de enero de 1887 se firmó un acuerdo entre el Estado francés, la ciudad de París y Gustave Eiffel, en el que se especificaba el coste estimado de construcción, así como una serie de disposiciones. Eiffel financió la construcción de la torre a través de una sociedad anónima creada por él mismo y un consorcio de tres bancos, que tendría como objetivo la explotación de la torre. La Torre Eiffel fue un proyecto ambicioso que requirió la definición de 18 038 piezas metálicas y la realización de 5300 diseños de taller con sus correspondientes planos. Para llevar a cabo este proyecto, se necesitaron 50 ingenieros y 150 operarios en la fábrica de Levallois-Perret. Los planos técnicos de la torre Eiffel fueron publicados en la obra "La Tour de 300 mètres" (La Torre de 300 metros) (Paris : Lemercier, 1900 - 2 vol. T I : Texte TII : Planches.), escrita por Gustave Eiffel diez años después de la finalización de la construcción. Durante la Exposición Universal, se ofrecieron 300 entradas gratuitas por mes como máximo, y se reservó una sala especial en cada piso para realizar experimentos científicos o militares, que estaría disponible gratuitamente para las personas designadas por el Comisario General. La construcción de la Torre Eiffel comenzó el 28 de enero de 1887 y se completó en marzo de 1889, dos años antes de la apertura de la Exposición Universal. El número de trabajadores en el lugar de la obra nunca superó los 250, ya que la mayoría de los elementos se ensamblaron en las fábricas de las empresas Eiffel en Levallois-Perret. De los 2 500 000 remaches que hay en la torre, solo 1 050 846 se colocaron en obra. Para asegurar la precisión de la construcción, 50 ingenieros trabajaron durante dos años para crear 5300 dibujos y cada una de las 18 038 piezas de hierro tenía su propio esquema descriptivo. Los trabajadores comenzaron construyendo los enormes zócalos de hormigón para sostener los cuatro pilares del edificio, lo que ayudó a disminuir la presión sobre el terreno. El 1 de julio de 1887 comenzó el montaje de las partes metálicas de la Torre Eiffel. Los hombres responsables de este "Meccano gigante" eran conocidos como volantes y estaban dirigidos por Jean Companion. Las piezas fueron levantadas hasta los 30 metros de altura con la ayuda de grúas de pivotes fijadas a los ascensores. Entre los 30 y 45 metros de altura, se construyeron 12 andamiajes de madera. Para superar los 45 metros de altura, se tuvieron que edificar nuevos andamiajes, adaptando las vigas de 70 toneladas para el primer piso. El 7 de diciembre de 1887 se completó la unión de estas enormes vigas con los cuatro bordes al nivel del primer piso. Esto hizo innecesarios los andamiajes temporales, reemplazados por la primera plataforma (a 57 metros de altura) y después, a partir de agosto de 1888, por la segunda plataforma (a 115 metros). En septiembre de 1888, mientras la obra estaba muy avanzada y el segundo piso construido, los trabajadores se declararon en huelga. Estaban discutiendo por los horarios de trabajo y su salario, el cual consideraban como reducido tomando en consideración los riesgos asumidos. Gustave Eiffel argumentaba que el riesgo no era diferente si se trabajaba a 200 o a 50 metros de altura. A pesar de que los obreros eran mejor remunerados que el salario medio para los trabajadores del sector, les concedió un aumento de sueldo, pero se negó a indemnizarles sobre el factor de que "el riesgo varía según la altura" (lo que era demandado por los obreros). Tres meses más tarde, una nueva huelga estallará, pero esta vez se enfrentará con los obreros y negará toda negociación. La Torre Eiffel fue terminada en marzo de 1889, sin ningún accidente mortal entre los trabajadores. A pesar de esto, un obrero perdió la vida, pero no estaba trabajando en ese momento. El costo de la obra fue 1,5 millones de francos más de lo previsto y el tiempo de construcción fue el doble de lo planeado. El edificio estaba abierto al público hasta la tercera plataforma. Los ascensores de la compañía Backmann fueron rechazados y se contrataron tres nuevos proveedores: Roux-Combaluzier et Lepape, la sociedad americana Otis y Léon Edoux. Estos ascensores permitían llegar hasta la cumbre de la Torre. El 18 de julio de 1887 marcó el comienzo de la construcción de la Torre Eiffel, con el montaje del pilar n.º 4. El 7 de diciembre de 1887, se colocaron los postes de armazón, seguidos por el montaje de las vigas horizontales sobre el andamiaje central el 20 de marzo de 1888. El 15 de mayo de 1888, se montaron los pilares por encima del primer piso, y el 21 de agosto de 1888, se completó la segunda plataforma. El 26 de diciembre de 1888, se completó la parte superior de la torre. El 31 de marzo de 1889, la obra estructural principal se completó y Eiffel celebró el acontecimiento guiando a un grupo de funcionarios del Gobierno (acompañados por representantes de la prensa) a la parte superior de la torre. Después de un ascenso de más de una hora a pie, Eiffel izó una gran bandera tricolor con el acompañamiento de una salva de 25 disparos de cañón desde el primer nivel. La Torre Eiffel fue construida para la Exposición Universal de 1889 en París. Aunque la apertura de la exposición fue el 6 de mayo, la torre no fue abierta al público hasta nueve días después debido a que todavía quedaba mucho trabajo por hacer en los ascensores y en las instalaciones. La torre fue un éxito instantáneo entre el público, con cerca de 30 000 visitantes subiendo a visitarla. Al caer la noche, la torre era iluminada por cientos de lámparas de gas, y un faro enviaba tres haces de luz de color rojo, blanco y azul. En el segundo nivel, el diario francés Le Figaro tenía una oficina y una imprenta, donde se hizo una edición conmemorativa especial. En la parte superior, se instaló una oficina de correos, desde donde los visitantes podían enviar cartas y tarjetas postales como recuerdo de su visita. También se colocaron hojas de papel sobre las paredes cada día para que los visitantes registrasen sus impresiones sobre la torre. La apertura y el cierre de la exposición era anunciado diariamente por un cañón situado en la parte superior de la torre. La Torre Eiffel fue una de las principales atracciones de la Exposición Universal de 1889 y sigue siendo uno de los principales símbolos de París. La Torre Eiffel fue construida para la Exposición Universal de 1889 y recibió un éxito inmediato entre el público. A pesar de que había sido desprestigiada durante su construcción, el 15 de mayo se abrió al público y 28.922 personas subieron a pie al edificio. Esta torre, que era la más alta del mundo en ese momento, atrajo a muchas personalidades famosas, como el Príncipe de Gales, Sarah Bernhardt, Buffalo Bill Cody y Thomas Edison. Edison incluso le hizo entrega de uno de sus fonógrafos a Gustave Eiffel en su apartamento privado en la parte superior de la torre. Al final, alrededor de dos millones de turistas visitaron la Torre Eiffel durante la Exposición. La Torre Eiffel es uno de los monumentos más famosos del mundo, atrayendo a multitudes de visitantes. Pero hay otros monumentos que también son dignos de admiración, como la Galería de las Máquinas de Ferdinand Dutert y Victor Contamin, con 440 metros de largo por 110 metros de ancho, y el Dôme central de Joseph Bouvard. La electricidad también fue una novedad en la época, permitiendo juegos de luces asombrosos. Sin embargo, después de la Exposición Universal de 1889, el número de visitantes disminuyó drásticamente. Para volver a atraer a la gente, Gustave Eiffel bajó el precio de los boletos de entrada, pero no tuvo éxito. Fue hasta la Exposición Universal de 1900 cuando el número de curiosos aumentó nuevamente, con más de un millón de entradas vendidas. Para esta ocasión, los ascensores de los pilares este y oeste fueron reemplazados por ascensores que alcanzaban el segundo nivel, impulsados por un mecanismo hidráulico. El ascensor original del pilar sur fue retirado 13 años después. La Torre Eiffel ha sido una de las estructuras más famosas del mundo desde su construcción en 1889. Desde entonces, ha atraído a millones de visitantes de todo el mundo. Sin embargo, desde 1901, el número de entradas ha disminuido, lo que plantea preguntas sobre el futuro de la torre después del 31 de diciembre de 1909, cuando expira la concesión. Durante la Primera Guerra Mundial, un receptor situado en la torre interceptó las comunicaciones de radio enemigas, contribuyendo a la victoria aliada en la Primera batalla del Marne. Desde 1925 hasta 1934, la torre fue iluminada con un anuncio publicitario de Citroën. En 1925, el estafador Victor Lustig "vendió" el acero de la torre como chatarra. El 2 de mayo de 1929, se inauguró el busto de Gustave Eiffel situado en el pilar norte. En 1930, la torre perdió el título de la estructura más alta del mundo cuando el Chrysler Building en Nueva York fue completado. En 1938, fue retirada la arcada decorativa existente alrededor del primer nivel. En abril de 1935, la Torre Eiffel fue utilizada para unas transmisiones experimentales de televisión de baja resolución, con un transmisor de onda corta de 200 vatios de potencia. El 17 de noviembre, se instaló un transmisor mejorado de 180 líneas. Con motivo de la Exposición especializada de 1937, se eliminaron las decoraciones pasadas de moda del primer piso y se instaló una nueva iluminación. Durante la ocupación alemana de París, los cables de los ascensores fueron saboteados por los franceses, por lo que la torre fue cerrada al público hasta 1946. Los soldados alemanes intentaron izar la esvástica en la torre, pero la bandera era tan grande que se cayó solo unas horas más tarde. Hitler decidió no subir a la torre durante su visita a París. A partir de 1942, el ejército alemán instaló una potente emisora de televisión en la torre, dirigida por Kurt Hinz, que llegó a emitir con regularidad varias horas diarias de programación. La Torre Eiffel es uno de los monumentos más famosos del mundo. Fue construida en 1889 para la Exposición Universal de París. Esta torre de hierro de 300 metros de altura se ha convertido en un símbolo de la ciudad. En agosto de 1944, cuando el Ejército Aliado se acercaba a París, Hitler ordenó al general Dietrich von Choltitz que demoliese la torre junto con toda la ciudad. Sin embargo, von Choltitz desobedeció la orden. El 25 de junio, dos empleados del Museo National de la Marina Francesa sustituyeron la bandera nazi por una bandera tricolor. La torre fue utilizada para comunicarse con las tropas, primero por la Wehrmacht y luego por los Aliados durante la Liberación de París. En 1956, se produjo un incendio en el transmisor de televisión, dañando la parte superior de la torre. Las reparaciones duraron un año y en 1957, se añadió la antena de radio actual en la cúspide. En 1964, la Torre Eiffel fue declarada oficialmente monumento histórico por el Ministerio de Asuntos Culturales. Un año más tarde, un sistema adicional de elevación se instaló en el pilar norte. La Torre Eiffel es una de las principales atracciones turísticas de París y un símbolo de la ciudad. Su historia de resistencia y supervivencia es una inspiración para todos. En 1960, el turismo internacional comenzó a aumentar, lo que provocó un aumento significativo en el número de visitantes a la Torre Eiffel, que alcanzó los 6 millones de visitantes por año en 1998. Esto llevó a una renovación de la torre, que se extendió hasta 1985. Durante este tiempo, la torre fue aligerada de 1.340 toneladas, se repintó y se trató contra la corrosión, se reemplazaron los ascensores de la tercera plataforma, se inauguró el restaurante gourmet Le Jules Verne y se instaló un dispositivo de iluminación compuesto por 352 proyectores de vapor de sodio. En 1967, Jean Drapeau (alcalde de Montreal) negoció un acuerdo secreto con Charles de Gaulle para desmontar y reubicar temporalmente la torre en Montreal para la Expo 67, pero el plan fue rechazado por la empresa que operaba la torre. La Torre Eiffel se ha convertido en uno de los símbolos más reconocidos de Francia desde los años 1970. En 1982, los ascensores originales entre el segundo y el tercer nivel fueron reemplazados después de 97 años de servicio. Estos ascensores ahora operan en pares, reduciendo el tiempo de viaje de ocho minutos a menos de dos minutos. Además, se instalaron dos nuevas escaleras de emergencia y se sustituyeron las escaleras de caracol originales. Los ascensores Fives-Lille en los pilares este y oeste, instalados en 1899, también fueron totalmente renovados en 1986. Las cabinas fueron reemplazadas y un sistema informático fue instalado para automatizarlos. El sistema hidráulico a base de agua fue sustituido por un nuevo sistema hidráulico de aceite accionado eléctricamente. El ascensor de servicio del pilar sur también fue reservado para trasladar cargas pequeñas y al personal de mantenimiento. El 31 de diciembre de 1999, la Torre Eiffel se iluminó con 20.000 luces parpadeantes para celebrar el Año Nuevo. Esta iluminación duró 18 meses hasta julio de 2001. Las luces brillaron en color azul durante varias noches para anunciar el nuevo milenio. Estas luces fueron diseñadas para durar 10 años sin necesidad de mantenimiento. El 21 de junio de 2003, las luces se encendieron de nuevo. El 28 de noviembre de 2002, la torre recibió su visitante 200.000.000, convirtiéndose en el quinto monumento más visitado de Francia. Desde 2003, la torre ha operado a su máxima capacidad de aproximadamente 7 millones de visitantes anuales. En 2004, se instaló una pista de patinaje sobre hielo desmontable en el primer nivel. En 2014, se instaló un suelo de cristal en el primer nivel durante la rehabilitación. El 1 de enero de 2006, la ciudad de París comenzó un nuevo período de administración de 10 años de la Torre Eiffel, con la empresa de economía mixta SETE (Sociedad de Explotación de la Torre Eiffel) como concesionario, siendo la ciudad de París el dueño del 60 % del capital.

18. Relación de explotadores de la torre

El 8 de enero de 1887, Gustave Eiffel, Edouard Lockroy y Eugène Poubelle firmaron una convención que autorizaba el uso de la Torre Eiffel por Eiffel hasta el 31 de diciembre de 1909. Posteriormente, el Consejo de París otorgó a Gustave Eiffel una prolongación de la autorización para la gestión y explotación de la Torre Eiffel por un período de 70 años, con efectos a partir del 1 de enero de 1910. El 17 de febrero de 1981, el Consejo de París otorgó al SNTE una concesión de la torre Eiffel por un período de veinticinco años, desde el 1 de enero de 1981 al 31 de diciembre de 2005. El 13 de diciembre de 2005, el Consejo de París otorgó a la SETE una delegación de servicios públicos para la gestión y explotación de la Torre Eiffel por una duración de diez años, a partir del 1 de enero de 2006.

19. Enfoque temático

La Torre Eiffel fue objeto de controversia desde antes de su construcción, con artículos a menudo propagandísticos publicados durante el año 1886. En febrero de 1887, cerca de trescientos artistas se unieron para firmar una carta abierta de protesta contra la torre, titulada "Protesta de los artistas contra la torre del Sr. Eiffel". Entre los firmantes se encontraban Guy de Maupassant, Charles Gounod, Victorien Sardou, Charles Garnier, François Coppée, Sully Prudhomme, Leconte de Lisle, William Bouguereau, Alexandre Dumas (hijo), Ernest Meissonier, Joris-Karl Huysmans y Paul Verlaine. En la carta, los artistas describieron la torre como "una lámpara de calle verdaderamente trágica", "un esqueleto de atalaya", "un mástil de hierro de aparejos duros, inconclusos, confusos, deformes", "una pirámide alta y flaca de escalas de hierro, esqueleto gigante falto de gracia", "un tubo de fábrica en construcción" y "un armazón que espera ser cubierto por piedras o ladrillos". La Torre Eiffel fue construida para la Exposición Universal de 1889 en París, Francia. Esta torre de hierro de 300 metros de altura fue diseñada por el ingeniero Gustave Eiffel y fue recibida con controversia por parte de la comunidad artística. Sin embargo, el poeta y premio Nobel Sully Prudhomme cambió de opinión y elogió públicamente la realización de Eiffel. Los ensayistas modernos también consideraron la torre como un símbolo poderoso y una expresión de vanguardia. La Torre Eiffel también fue rodeada por los cineastas más ilustres para documentales y ficciones. La primera ficción con la Torre Eiffel como la principal decoración fue un mediometraje francés llamado Paris qui dort. En esta película, un científico sumerge París en el sueño y un puñado de hombres y mujeres se refugian en las alturas de la Torre Eiffel. La Torre Eiffel se ha convertido en una inequívoca referencia de París y de Francia. En 1930, Abel Gance dirigió La Fin du monde, el primer largometraje de 1 hora 45 minutos, que impulsó la investigación para resaltar la belleza de la Torre Eiffel. A partir de los años 1940, las imágenes de la Torre Eiffel comenzaron a aparecer en películas estadounidenses, como Ninotchka de Ernst Lubitsch, que la usó de forma simbólica. En 1949, Burgess Meredith dirigió L'Homme de la tour Eiffel, la primera adaptación cinematográfica de una novela de Georges Simenon, con Charles Laughton como el comisario Maigret. El 4 de junio de 1966, se emitió el primer telefilme importante sobre la Torre Eiffel, La Rose de fer. Desde los años 1980, la Torre Eiffel ha aparecido en varias producciones estadounidenses, como Panorama para matar, Hora Punta 3 y Superman II. La Torre Eiffel ha sido un símbolo icónico de Francia desde su construcción en 1889. Desde entonces, ha sido una presencia constante en el cine americano, especialmente por motivos prácticos y simbólicos. Por ejemplo, en 1953, Byron Haskin la mostró destruida en su adaptación de La guerra de los mundos. Esta imagen se ha utilizado a menudo para significar un peligro planetario inminente y grave, como en 1996 en Independence Day y Marcianos al ataque (Mars Attacks!), o en Armageddon en 1998, en Alien: Resurrección de Jean Pierre Jeunet en 1997 y en G.I. Joe: The rise of Cobra de Stephen Sommers en 2009. Además, numerosos fotógrafos de renombre internacional han hecho de la torre el objeto de sus fotografías, ya sea como fondo o como tema central. El cómic más conocido por su uso de la Torre Eiffel es Adèle Blanc-Sec, T2: Le Démon de la tour Eiffel de Jacques Tardi. La torre Eiffel también aparece en la cubierta de S.O.S. Meteoros (S.O.S. Metéores: Mortimer à Paris; tomo 8), un álbum de la serie Blake y Mortimer. La Torre Eiffel ha sido un tema recurrente en la literatura desde el siglo XIX hasta nuestros días. André Juillard realizó 36 vistas de la Torre Eiffel, al igual que Hokusai con sus Treinta y seis vistas del Monte Fuji (Grabados, 1831) y Henri Rivière con sus 36 vistas de la torre Eiffel (Litografías, 1902). Aunque su efecto de novedad y moda se ha disipado, el monumento sigue apareciendo en la literatura contemporánea de finales del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. En el momento de su construcción, la Torre Eiffel fue objeto de análisis críticos personales, la mayoría de las veces publicados en periódicos de la época. Estas críticas se centraron en el desafío técnico, industrial y comercial que la torre representaba, su influencia sobre la imagen de Francia en el extranjero, su aspecto estético (o inestético) y el interés científico potencial que poseía (o su inutilidad). Los artistas inicialmente tuvieron una actitud de rechazo hacia la Torre Eiffel, considerándola una abominación. Sin embargo, el éxito que obtuvo entre el público hizo que muchos escritores revocaran sus opiniones y desaparecieran sus críticas anteriores. Roland Barthes fue quien mejor describió esta atracción/repulsión. En las novelas, el tema de la Torre Eiffel fue abordado de diversas formas. Léon-Paul Fargue evaluó el análisis crítico de sus iguales durante los inicios de la torre, junto con Pierre Mac Orlan, mientras que otros destacaron el interés científico y militar que posteriormente fue reconocido a la torre. Pascal Lainé se centró en la historia del diseño, la construcción y los años iniciales de funcionamiento de la torre a través de una narración romántica. Por otro lado, Dino Buzzati realizó una puesta en escena ficticia de obreros que trabajaron en la construcción de la torre durante 1887 y 1889, con un tono fantástico y no realista. La Torre Eiffel ha inspirado a muchos poetas a lo largo de los años. Guillaume Apollinaire escribió un caligrama nacionalista sobre la torre (Calligrammes, 1918), que René Étiemble considera como un ejemplo de haïku occidental. Por otro lado, François Coppée arremetió contra la torre, a la que se refiere como "mástil de hierro difícil de abordar, inconclusa, confusa, deforme". Sin embargo, Raoul Bonnery le respondió con un poema en el que da voz a la Torre. Vicente Huidobro, Blaise Cendrars y Louis Aragon también rindieron homenaje a la torre en sus respectivas obras. Por último, Pierre Bourgeade relata, a través del testimonio de un guardián, el suicidio de una desconocida que saltó desde el tercer piso de la torre. La Torre Eiffel es un monumento icónico que ha inspirado a muchos artistas a lo largo de los años. Se ha tratado en obras de teatro como Una visita a la exposición de 1889, comedia ligera en tres actos y 10 cuadros (Henri Rousseau) y Los Novios de la torre Eiffel (Jean Cocteau, 1921). También ha sido abordada en artículos periodísticos (Jules de Goncourt y Edmond de Goncourt, Journal, tomo VIII, 6 de mayo y el 2 de julio de 1889); como cuento de viaje (Guy de Maupassant, La vie errante, 1890); como estudio semiológico (Roland Barthes, La Torre Eiffel, 1964); como prefacio de libros, en numerosas conferencias, o en artículos de revistas. Además, la Torre Eiffel ha atraído a numerosos cantantes. Su ubicación ofrece unas posibilidades excepcionales para grandes eventos, tanto para los artistas como para el público. Por ejemplo, el 25 de septiembre de 1962, para el lanzamiento de la película El día más largo, el productor Darryl F. Zanuck organizó un espectáculo musical de grandes dimensiones en París; en esta ocasión, Édith Piaf, acompañada por 1500 cohetes de fuegos artificiales, cantó desde el primer piso de la torre delante de 25 000 parisinos. En 1966, para el lanzamiento de la campaña mundial contra el hambre, Charles Aznavour y Georges Brassens cantaron allí. La Torre Eiffel es una obra maestra que sigue inspirando a artistas de todo el mundo. El 14 de julio de 1995, Jean-Michel Jarre ofreció un concierto a los pies de la Torre Eiffel para celebrar el 50 aniversario de la Unesco, con una audiencia de más de un millón de personas. Dos años más tarde, Los Tres Tenores (José Carreras, Plácido Domingo y Luciano Pavarotti) actuaron en el Campo de Marte con la Torre Eiffel iluminada como telón de fondo. El 10 de junio de 2000, Johnny Hallyday ofreció un concierto y un espectáculo pirotécnico ante 600 000 personas. La Torre Eiffel también ha sido fuente de inspiración para muchos artistas, como Georges Seurat, Paul-Louis Delance, Robert Delaunay, Henri Rousseau, Paul Signac, Pierre Bonnard, Maurice Utrillo, Marcel Gromaire, Édouard Vuillard, Albert Marquet, Raoul Dufy, Marc Chagall y Henri Rivière. La Torre Eiffel ha inspirado a muchos artistas a lo largo de los años. El pintor más prolífico inspirado por la Torre Eiffel fue Robert Delaunay, quien realizó una treintena de lienzos entre 1910 y 1925. Entre los artistas que han pintado la Torre Eiffel se encuentran Georges Seurat, Paul-Louis Delance, Henri Rousseau y Robert Delaunay. Gustave Eiffel, el ingeniero que diseñó la Torre Eiffel, también pensó desde el principio que la torre podría ser útil desde un punto de vista científico. Por lo tanto, financió varios experimentos en el monumento. En 1889, Eleuthère Mascart instaló una pequeña estación de observación en la torre con la autorización de Eiffel. En 1898, Eugène Ducretet estableció la primera conexión telefónica hertziana entre la Torre Eiffel y el Panteón de París. En 1903, el capitán Gustave Ferrié intentó establecer una red telegráfica sin hilos, pero no obtuvo la financiación del Ejército. Eiffel financió el proyecto del capitán con su propio dinero, permitiendo que instalase una antena en la cumbre de la torre. El experimento fue un éxito y demostró ser la tecnología del futuro. En 1909, un pequeño túnel de viento fue construido a los pies de la Torre Eiffel, el cual fue reemplazado en 1912 por uno mucho más grande. En 1910, el clérigo Theodor Wulf descubrió los rayos cósmicos al medir la energía radiante en la parte superior e inferior de la torre. Esto llevó a las autoridades a ampliar la concesión y explotación de la torre durante otros setenta años. Durante la Primera Guerra Mundial, la Torre Eiffel resultó de gran importancia estratégica, ya que su emisora de telegrafía sin hilos (TSH) captó varios mensajes decisivos, entre los que se encontraba el "radiograma de la victoria" que frustró el ataque alemán en el Marne, así como los mensajes enviados por la famosa espía Mata Hari. La Torre Eiffel ha sido una parte importante de la historia de Francia desde su construcción en 1889. Desde entonces, ha servido como una red de telegrafía sin hilos de uso estrictamente militar, pero también ha tenido un uso civil. En 1921, comenzaron a emitirse programas de radio desde la Torre Eiffel, y en 1925 se inició la televisión en Francia. La televisión se difundió luego en los hogares, primero en blanco y negro, luego en color. En 1959, se instaló un nuevo mástil de teledifusión que llevó la altura de la torre a 320,75 metros y transmitió a 10 millones de personas. En 2005, se instaló una emisora de televisión digital terrestre. Además, la Torre Eiffel ha sido el escenario de múltiples hazañas deportivas, como la aviación, el paracaidismo, el ascenso de escaleras, el patinaje sobre hielo y el buceo. Estas actividades han contribuido a la fama de la Torre Eiffel como uno de los monumentos más reconocidos del mundo. Con motivo del 125 aniversario de la inauguración de la Torre Eiffel, el Banco de Francia acuñó 800 000 monedas conmemorativas de plata de 5 francos y 1000 monedas de oro de 50 euros. El servicio de correos francés también ha impreso sellos con la Torre Eiffel como tema principal en varias ocasiones, como en 1939, 1989, 2009 y 2010. El billete de 200 francos franceses mostraba la Torre Eiffel en la cara delantera y como una silueta estilizada en la parte trasera, con el retrato de Gustave Eiffel como marca de agua. Esta icónica torre de París sigue siendo un símbolo de la cultura francesa y una de las atracciones turísticas más populares del mundo. La Torre Eiffel se ha convertido en un símbolo de referencia en los últimos años, con ocasión de algunas conferencias y eventos que tienen lugar en París. Por ejemplo, durante el Campeonato Mundial de Halterofilia de 2011, se lanzó una hoja bloque con una representación de la Torre Eiffel levantando unas pesas formadas por dos sellos redondos de 60 y 89 céntimos de euro. Hasta el año 2016, cerca de 50 sellos franceses han mostrado la torre Eiffel como motivo. Gustave Eiffel organizó una serie de medidas publicitarias antes de la finalización de la construcción de la torre. En la primavera de 1886, se distribuyeron entre el público artículos, folletos y diversas imágenes publicitarias sobre la torre. Esto hizo que el monumento ya fuera famoso en todo el mundo antes de su apertura. Esta campaña publicitaria provocó que el periodista y dramaturgo Henry Buguet publicara en el periódico Le Soir una pregunta indignada. Desde su inauguración, la Torre Eiffel se ha convertido en un símbolo de Francia y una referencia para la publicidad. Esto se refleja en la venta masiva de recuerdos de la torre, con una variedad de formas virtualmente ilimitada. Hay ocho tiendas oficiales de recuerdos en los dos primeros niveles, que comercializan más de 700 productos diferentes. Además, numerosos vendedores ambulantes ofrecen copias sin licencia en las inmediaciones de la torre. Desde los años 1920 y 1930, muchas marcas francesas han utilizado la Torre Eiffel para sus fines publicitarios, incluyendo Air France, La Samaritaine, Yves Saint Laurent, Jean Paul Gaultier, Nina Ricci, Alain Afflelou o Campari. Esta publicidad destaca por la modernidad y la ambición del monumento en sus planteamientos iniciales. La Torre Eiffel sigue siendo un punto de referencia para la publicidad contemporánea, como se puede ver en la campaña publicitaria de la compañía IBM en la década de 2000. Esto demuestra la gran repercusión que posee la Torre Eiffel como símbolo de Francia. La Torre Eiffel es una de las atracciones más famosas del mundo y ha inspirado a muchos fabricantes de juguetes a crear rompecabezas tridimensionales. Lego, por ejemplo, ha lanzado un juego de la Torre Eiffel a escala 1:300 con 3428 piezas, mientras que una compañía coreana ha lanzado un modelo en bronce a escala de 1:160 de dos metros de altura y que pesa alrededor de 25 kilos. Además, hay carteles y fotografías de la Torre Eiffel disponibles para la venta. Los Juegos Olímpicos de París 1900 utilizaron la imagen de la Torre Eiffel en su cartel anunciador oficial. El club de fútbol francés Paris FC lleva como emblema la Torre Eiffel, mientras que el equipo neerlandés 's-Hertogenbosch (Torres Eiffel de La Haya) también lleva la torre de París en su logo. La Torre Eiffel es un símbolo de París y un objeto de coleccionismo.

20. Réplicas

La Torre Eiffel es uno de los monumentos más emblemáticos del mundo, y ha servido de inspiración para la creación de muchas réplicas y torres similares. Uno de los primeros ejemplos es la Blackpool Tower en Inglaterra, construida en 1894 tras la impresión que causó la Torre Eiffel en la Exposición de 1889. La Torre del Reformador en Ciudad de Guatemala fue construida en 1935 para conmemorar el centésimo aniversario del nacimiento de Justo Rufino Barrios, y su estructura fue inspirada en la Torre Eiffel. La Tokyo Tower en Japón, construida en 1958, también se inspiró en el diseño de Eiffel. Además, hay varios modelos a escala de la torre en los Estados Unidos, como el Hotel Paris Las Vegas, Paris, Texas, Kings Island, Ohio, y Kings Dominion, Virginia. También hay modelos a escala 1:3 en China, Gómez Palacio, México, y varios más en distintos lugares de Europa. En 2011, el National Geographic Channel estimó que una réplica de tamaño natural de la Torre Eiffel costaría aproximadamente 480 millones de dólares, según el programa de televisión "Pricing the Priceless".

21. Derechos de autor de la iluminación

Durante mucho tiempo, la imagen de la Torre Eiffel ha estado en el dominio público. Sin embargo, en junio de 1990, un tribunal francés decidió que la iluminación especial de la torre para celebrar su 100.º aniversario era una "creación visual original" protegida por derechos de autor. Esta decisión fue confirmada por la Corte Judicial de Francia en marzo de 1992. Actualmente, la Société d'Exploitation de la Tour Eiffel (SETE) considera que ninguna iluminación de la torre está exenta de los correspondientes derechos de autor. Por lo tanto, es ilegal publicar fotografías contemporáneas de la torre iluminada por la noche sin permiso en Francia y en algunos otros países. Esta imposición de derechos de autor ha sido motivo de controversia. La recaudación de estos derechos de autor por parte de la SETE ha generado ingresos de más de 1 millón de euros en 2002. Sin embargo, esto también podría ser utilizado para prohibir la publicación de fotografías turísticas de la torre por la noche, además de impedir su utilización sin ánimo de lucro y la publicación semicomercial de imágenes de la torre. La doctrina y la jurisprudencia francesas permiten la inclusión de imágenes con derechos de autor en una obra, siempre y cuando su presencia sea anecdótica o accesoria respecto al tema representado. Esto se conoce como la 'regla' 'de minimis'. Por lo tanto, SETE no tendría la potestad de reclamar los derechos de autor en las fotografías de la Torre Eiffel iluminada.

22. Comparativa de altura

La Torre Eiffel fue inaugurada en 1889 como la estructura más alta del mundo, con 300 m de altura. Esto superaba en 130 m al Monumento a Washington, que hasta entonces era la estructura más alta del mundo. La Torre Eiffel mantuvo este primer lugar durante casi 40 años, hasta que fue superada por el edificio Chrysler, con 319 m. Esta fue la primera vez en la historia que una estructura humana superó los 300 m de altura. Antes de la Torre Eiffel, solo tres estructuras alcanzaban los 150 m: la catedral de Rouen (150 m), la catedral de Colonia (169 m) y el Monumento a Washington (169 m). La Torre Eiffel es una construcción icónica que ha marcado la historia de la arquitectura moderna. Con sus 300 metros de altura, fue una innovación revolucionaria en su momento, abriendo el camino para muchas construcciones posteriores. Aunque hoy en día hay edificios mucho más altos, como el Burj Khalifa de Dubái, la Torre Eiffel sigue siendo una presencia imponente en el perfil metropolitano de París, superando con creces a otros edificios como la iglesia del Sacre Coeur o la Tour de Montparnasse. Su tamaño y su historia la hacen una construcción única e inigualable.

23. Popularidad de la Torre Eiffel

Desde su inauguración en 1889, la Torre Eiffel ha atraído a millones de visitantes. Entre 1901 y 1914, el número de visitantes variaba entre 120 000 y 260 000 personas al año. Sin embargo, durante la Primera Guerra Mundial, la torre permaneció cerrada. Entre 1919 y 1939, el promedio de visitantes fue de 480 000 al año, con picos de 800 000 durante la Exposición Colonial de 1931 y la Exposición Especializada de 1937. Durante la Segunda Guerra Mundial, la torre fue nuevamente cerrada. Después de la guerra, el número de visitantes aumentó progresivamente, con un promedio de 1 300 000 entre 1946 y 1962. A partir de 1963, el número de visitantes aumentó considerablemente, superando los dos millones por primera vez desde su inauguración. En 1972, el número de visitantes alcanzó los tres millones; en 1984, los cuatro millones; en 1989, los cinco millones; y en 1998, los seis millones. Desde entonces, el número de visitantes a la Torre Eiffel sigue aumentando cada año. La Torre Eiffel es el monumento de pago más visitado del mundo, con 6,91 millones de personas visitando el lugar durante 2015. Sin embargo, el 13 de noviembre de 2015, el acceso fue cerrado temporalmente debido a los atentados de París. Recientemente, el diario francés Le Parisien divulgó un plan de las autoridades para colocar alrededor del monumento un muro antibalas de 2,5 metros de altura, con un costo estimado de 20 millones de euros (23 millones de dólares). Esta medida se tomó para garantizar la seguridad de los visitantes.